¿Puedo incorporar otros animales a una práctica de equinoterapia?

  • amet
  • junio 14, 2021
  • No hay comentarios

Si queremos una respuesta rápida y concisa sería, que sí. 

Además de con caballos, también se puede trabajar con gatos, un perro y hasta gallinas. Son embargo, también se han realizado practicas y terapias con burros, conejos y cuyos. Sin embargo, esto es entrar en el campo más amplio de la Terapia Asistida por Animales (AAT) o Intervenciones Asistidas por Animales (AAI) que trae consigo consideraciones, responsabilidades y requisitos, algunos de los cuales discutimos a continuación.

Aunque la mayoría de los organismos certificadores sólo te certifican para trabajar con equinos – caballos, burros y mulas – la realidad es que la mayoría de los centros tienen otros animales con los que los clientes pueden querer conocer e interactuar. Lo que esto significa para ti y tu práctica dependerá de varios factores, incluyendo la naturaleza de tu terapia, tu base de pacientes y las especies de animales que decidas incluir en tu trabajo, o simplemente tener en tus instalaciones. Recuerde que su responsabilidad por el bienestar y la seguridad de los pacientes y los animales se aplica tanto cuando un paciente coge su gato del establo o lanza una pelota a su perro como cuando interactúa con sus caballos.

Si tiene pensado incorporar animales no equinos a su práctica de equinoterapia, le recomiendo que reflexione sobre los siguientes aspectos.

Seguridad

Asegúrese de que su seguro  incluya una cobertura para animales no equinos que se ajuste a su ámbito de práctica, al trabajo que piensa realizar y a los animales que va a incorporar. Esto con el fin de tener una protección para tus pacientes y tu establecimiento.

Alergias

La incorporación de diferentes animales aumenta el riesgo de alergias. Asegúrate de informar a los clientes con anticipación de las especies con las que trabajas o tienes en el lugar, y de preguntarles sobre cualquier alergia que el/la paciente padezca. Si proporcionas medicación para la alergia, asegúrate de contar con el consentimiento de los padres antes de dársela a los pacientes menores de edad. 

Seguridad física y emocional de los pacientes

Los distintos animales presentan un potencial de riesgos distintos, y una parte clave de nuestra responsabilidad es siempre mantener a nuestros clientes física y emocionalmente seguros durante las sesiones. Esto significa que, al igual que debemos tener en cuenta la seguridad del paciente en todas nuestras prácticas equinas, las interacciones con otros animales también deben ser seguras para nuestros clientes. Esto afecta a la selección de especies y animales individuales, a su entrenamiento y cuidado, así como a nuestras decisiones sobre quién trabaja con qué animal.

Además de todo lo anteriormente mencionado, debemos tomar en cuenta que es necesario el estar en constante capacitación y certificación para poder brindar la terapia con los distintos animales. Esto con el fin de garantizar la seguridad del paciente y del instructor, así, cómo el hecho de brindar un servicio funcional y de calidad para el tratamiento de la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.