Lecciones de los caballos: animales y psicoeducación.

  • amet
  • junio 07, 2021
  • No hay comentarios

El término psicoeducación puede ser utilizado generalmente en el ámbito del asesoramiento y la asistencia sanitaria para describir el proceso de compartir información con los pacientes, sus familiares y el público en general en relación con los diagnósticos y los problemas de salud mental.

Esto incluiría el impacto de los medicamentos, el impacto de las condiciones de salud mental sobre el comportamiento y el funcionamiento, e información sobre las estrategias para manejar todo lo anterior. La investigación ha indicado que un enfoque de psicoeducación sirve para quitar el estigma de los problemas de salud mental y aumentar la probabilidad de que las personas participen y tengan éxito en el asesoramiento y otros enfoques que proporcionan ayuda y apoyo. 

Un aspecto clave del enfoque de la psicoeducación es reconocer que algunas acciones y palabras no se deben de utilizar, esto, con el fin de ayudar al paciente a sanar de forma adecuada y no permitir que se sienta vulnerable en un espacio seguro. 

Es normal, necesario, e incluso saludable, crear defensas para protegernos de la vulnerabilidad, el trauma y el dolor emocional que algo nos puede causar, al igual que a nuestro cuerpo le crece una costra para proteger una herida física. Estas defensas pueden ser las que nos permiten sobrevivir; nos dan la capacidad de funcionar dentro de un mundo que de otro modo sería intolerable. 

Sin embargo, a largo plazo, quedarnos “atrapados” en estas defensas nos impedirá sanar adecuadamente. Los intentos de desafiar y eliminar estas defensas de frente suelen tener como resultado que nos aferremos a ellas con una desesperación aún mayor.

Afortunadamente, hay otra manera; una manera de saltar las barreras que construimos, y de tocar poco a poco el dolor de una manera que fomente la curación en lugar de construir defensas más fuertes. Para nuestros pacientes más vulnerables, para las heridas que duelen demasiado, para las sensibilidades que son demasiado difíciles de soportar, todavía podemos encontrar un camino, sólo un paso más allá. Sin embargo, hay que considerar que cualquier herida puede sanar. 

Un claro ejemplo de esta sanación son los siguientes ejemplos de barreras: 

Funcionamiento integrador: 

La capacidad de experimentar dos o más pensamientos o sentimientos diferentes al mismo tiempo es un proceso de desarrollo fundamental. Cuando funciona bien, cultiva muchas cualidades extraordinarias, como el autocontrol, la perspectiva, el verdadero valor, la paciencia y la capacidad de trabajar para alcanzar un objetivo. 

Alarma: 

Es una emoción normal y saludable en todos los mamíferos, incluidos los humanos. Está diseñada para mantenernos a salvo y fuera de peligro. Sin embargo, muchas personas lo malinterpretan y aspiran a tener una vida sin alarmas, o se atascan en el proceso de alarma que conduce a altos niveles de ansiedad, agitación y adrenalina. Sin embargo, también se puede tratar para aprender a controlar este sentido de alarma y no generar barreras sin necesidad. 

Frustración

Es una emoción fundamental que experimentan todos los mamíferos, incluido el ser humano, y que cuando no se entiende y no se le da importancia puede dar lugar a todo tipo de problemas, incluida la agresividad dirigida a los demás, a uno mismo o a las posesiones. 

Los problemas emocionales también pueden causar repercusiones a nivel físico, es por eso que la detección de ellos y su tratamiento es esencial para la vida plena de una persona. Recuerda, nunca hacer menos el sentimiento o dolor de una persona, porque no conocemos la situación por la que está pasando.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.