¿Cómo nos ayudan los caballos a sanar?

  • amet
  • mayo 17, 2021
  • No hay comentarios

Con su poderosa estatura y su capacidad para correr como el viento, los caballos han fascinado a los humanos durante siglos. Son animales fuertes, pero sensibles, con sus orejas atentas y sus ojos grandes y expresivos, los caballos son cuidadosos con los depredadores. Se asustan ante un ruido o un movimiento brusco. Y desde hace décadas, los caballos se incluyen en las terapias. ¿Qué tienen los caballos que ayudan a la gente a curarse? 

Los caballos son seres sensibles con sistemas sociales complejos y habilidades de comunicación, relación y percepción muy desarrolladas. Perciben profundamente el mundo que les rodea y responden a lo que sienten. 

Esta capacidad de comunicarse silenciosamente y crear un grupo que funcione sin problemas ha ayudado a los caballos a sobrevivir al permitirles permanecer juntos y viajar en la seguridad de las grandes manadas. Son capaces de vivir en armonía y llevarse bien entre ellos gracias a la capacidad de toda la manada de practicar las impecables habilidades sociales de aceptación, tolerancia, amabilidad, honestidad, paciencia, comprensión, perdón y compasión.

Muchos de nosotros hemos olvidado cómo comunicarnos bien; no estamos en contacto con nosotros mismos y, por tanto, no podemos expresar claramente lo que necesitamos a los demás. Esto nos lleva a sentirnos confusos, decepcionados y, a veces, alienados porque sentimos que nadie nos entiende. 

La extraordinaria capacidad del caballo para leer el lenguaje corporal equino se traslada también a los humanos. Puedes pensar que estás actuando ” con normalidad”, pero si estás enojado, impaciente, agobiado, estresado o preocupado… tu caballo lo sabrá. A un caballo no se le pueden ocultar las cosas. Siempre verá, sentirá y responderá a tu verdadero estado emocional.  

Los caballos nos recuerdan que hay que vivir el momento y que hay que comprobar primero lo que somos, nos recuerdan que hay que respirar profundamente y comprobar lo que sentimos. También nos proporcionan un espacio seguro y sin prejuicios para que recordemos cómo relajarnos en nuestra propia experiencia.

Los caballos nos ayudan a sanar, ya que exigen nuestra presencia. Si estamos pensando demasiado o distraídos, a menudo se alejan. También nos piden que seamos nosotros mismos, ya que es cuando se sienten seguros y se relajan cuando nosotros nos relajamos.

Desde hace años, los niños con diversos síntomas, como el TDAH, el autismo, los trastornos alimenticios, el maltrato, la depresión y la ansiedad, se han tratado con la equinoterapia. Las múltiples formas de interactuar con un caballo como, ofreciéndole zanahorias y manzanas o dándole de comer, aseándolo y limpiándolo, guiándolo con una cuerda larga o montándolo, desarrollan gradualmente la conciencia de sí mismos y el sentido de la capacidad de confianza en ellos mismos. Al comunicarse con un caballo, aprenden a tener paciencia, atención, compasión y responsabilidad, lo que les permite comprenderse mejor a sí mismos y a los demás.

La curación se produce a través de la relación, de sentir y estar en el cuerpo, la mayoría de nosotros vivimos metidos en nuestra cabeza, alejados de nuestro cuerpo, de nuestros sentimientos, de nosotros mismos y de los demás. Estar cerca de un caballo te anima a volver a tu cuerpo y a ponerte en contacto con lo que sientes.

Pero crear una relación de este tipo, creo firmemente, tiene el poder de hacer aún más. Nadie nace herido emocionalmente. Descubrir quién es uno, cómo encaja en el mundo y cómo conectar con su propia humanidad puede empezar mucho antes de que una persona se vea sometida a traumas que dañan su vida. ¿Y si más niños pudieran pasar tiempo interactuando con los caballos? Las visitas regulares podrían ayudar a más niños a aprender, crecer y convertirse en adultos sanos y funcionales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.